miércoles, 13 de noviembre de 2013

La vuelta al mundo en 80 casas Shabby Chic n. 14. La Balancine





La Balancine
Nos encontramos en Alsacia, exactamente en la cuidad de Saint-Martin de Ré aquí Michelle y Rolland crearon un hotel de la nada. Los trabajos de restauración fueron arduos, -tuvieron que darle solidez a la estructura de esta vieja casa y crear tuberías nuevas. La propiedad fue adaptada a hotel.
Para darle mayor luminosidad a la demora Rolland y Michelle decidieron pintar todas las través de madera del techo y el piso de color blanco.
Gran parte del mobiliario esta pintado de blanco y envejecido en estilo Shabby Chic. Otra parte del hotel en cambio mantienen el color de la madera natural y fueron trabajados con el estilo cerusé.
En la casa conviven los sabores de la Alsacia, es decir, ese ambiente marino y mágico. A este estilo se le combina uno nórdico gracias a la paleta cromática y a la sobriedad del ambiente. Y en fin estos dos mundos se casan con un estilo floral y romántico, que se evidencia por las gran cantidad de flores naturales en el interno de la casa, los encajes, y los adornos femeninos.

La simplicidad del blanco se casa con los colores navy en toda la demora

Las paredes de madera fueron pintadas de blanco. Una pequeña repisa con una casita muy nórdica gracias a su techo gris, plantas secas, y una lampara moderna. Guindadas en el perchero carteras de paja y adornos marinos nos recuerdan que estamos cerca del mar.


En el hotel se decidió por una decoración que mezcla muebles de color madera natural con otros pintados de blanco. La alfombra persa da un toque victoriano.


En esta recámara predomina el color blanco en este juego de los tonos sobre tonos que se enriquece gracias a la luz que entra del externo.


En el arco de la chimenea los grandes arreglos florales de rosas y flores de campo son protagonista, creando un efecto muy romántico.

En este caso el color madera se combina con el blanco en perfecta armonía


La cocina fue realizada con muebles viejos, y es exaltada gracias a un marco antiguo que se coloco allí. 
La cocina y la mesa del comedor fueron trabajadas con el efecto cerusé que consiste en envejecer la madera con un poco de blanco para resaltar las venas pero donde a predominar es el color natural de la madera. La técnica cerusé se usa desde el 1500.


Detalles de las losas de la cocina y de una repisa en efecto cerusé

El arco de la cocina actúa aquí como la boca e un teatro





En esta habitación el color blanco es predominante y se combinan de forma romantica y armoniosa con el rojo que le da un toque marino muy chic y frances.


Este cuarto de sabor infantil e inocente combina los elementos marinos como faros, barcos de vela, usando colores que también son los típicamente náuticos como el azul oscuro, el rojo y el blanco.





La habitación gris y blanca hace pensar a una marina en invierno tranquila y serena, al mar del norte. La elección de hacer de estos dos colores los protagonista da coherencia y elegancia.


Este pasillo une las habitación infantil con la habitación gris y blanca, Michelle y Roland no dejaron nada al caso todo esta decorado con perfecto gusto y rigor.





 Una vista de Saint-Martin de Ré.





Bibliografía
A. Padularosa, Dove sbarcano i fiori, en Casa Chic, Lothus, Roma, Italia, 2009.
Fotos O. Hallot.