miércoles, 14 de agosto de 2013

La vuelta al mundo en 80 casas Shabby Chic, n. 1 The Prairie de Rachel





La Casa de Rachel
Cuando se habla de Shabby Chic se piensa inmediatamente en Rachel Ashwell fundadora del Shabby Chic Couture, ademas de autora de varios libro y dueña de tiendas por todos Estados Unidos.

En el 2010 Rachel decidió comprar una propiedad para crear un Bread and Breakfast para todos de los amantes del Shabby Chic. Esta formada por cinco cabañas restauradas con muebles Shabby Chic obviamente firmados por Rachel. El lugar es usado como hotel, y en él también se celebran eventos especiales. 
En esta oportunidad tengo el placer de compartir con ustedes este lugar en Round Top (Texas), conocido por sus mercaditos de antigüedades y sus características bohemias.






En esta demora podemos apreciar el estilo Shabby en su máxima potencia, en la paleta de colores, en los muebles y telas, en los motivo, en  los objeto que decoran. 
Se denota la genialidad del rehuso de muebles viejos que recobran una nueva vida. 
Podemos apreciar paredes acanaladas típicas del estilo. Y mise en scène con vestidos vintage. 



En la foto uno de esos típicos armarios pintados de blanco desgastado donde el efecto de vivido le da una belleza única. 




La cocina es toda de madera; pintada en tonalidades turquesa y arena, siempre con el efecto desgastado. 
En el centro una mesa bicolor con patas turquesa fuerte y tabla de madera oscura.
Las flores están siempre presentes. 







El comedor de madera natural es muy rustico, sin embargo los cojines románticos contrastan de forma decidida,  esta ultima característica viene enfatizada del caballito de madera blanco. La osada combinación crea un perfecto estilo Shabby Chic. 







En la sala grandes sofás acolchados blancos, una mesita pintada, y un Bureau dos d’ane de color ocre con arabesco que recuerdan al barroco. Al fondo vemos las poltronas Luis XV tapizadas de lila o madreperla; todos estos toques femeninos un vez mas contrastan con el espíritu rustico de la demora representado en este caso por la lámpara, la biblioteca y la cabeza de ciervo; y por el mismo techo que divide idealmente el espacio en dos mundos: femenino y masculino. 





Este ángulo en turquesa imponente a través del papel tapiz y la tapicería de las sillas contrasta con el color madera de la mesa. La cabeza de ciervo contrasta con los candelabros de cristal. Las sillas Luis XVI a la reine contrastan con la banco rustico de madera y con la mesita pintada de blanco lista para la hora del té. 





El baño decorado de forma extremamente rustica entre puertas de maderas rehusadas y pequeños muebles para guardar utensilios o lencería; todos al estilo shabby...




La bañera de color indago se disuelve en las baldosa de la misma tonalidad y con la luz imponente del ventanal transparenta sus contorno. 
En el otro caso tenemos una bañera siempre estilo antigua pero blanca, de carácter muy femenino y francés, gracias a las persianas parisinas y al muebles del lavabo que moderniza el estilo barroco.









Un lugar para el reposo a la insignia de la feminidad y del romanticismo. Jugado sobre los tonos del blanco sobre blanco, y el ocre del piso que recuerda a la tierra, el todo enriquecido con los tapizados florales que se casan a su vez con las flores naturales. El espejo con imponente marco blanco es el punto focal del salón. 



El gabetero transformado en peinadora es sin lugar a dudas original. Es increíble como ese gabetero que quizás no usamos y tenemos guardado se puede transformar. 






Las habitaciones es el contraste entre dos tendencias de un mismo estilo, por un lado tenemos el romanticismo en esta ropas de cama súper acolchadas y blancas. Por otra parte tenemos el rustico en los pisos crudos, y en el escritorio pintado de olivo - con una técnica shabby muy marcada donde el dejaste intencional es mas que evidente - en fin en los acabados de las puertas y ventanas. 


La habitación con cama doble en rejilla, alfombra persa, cortinas suaves de algodón, lámpara de gotas, y pequeñas lamparitas, es al mismo tiempo elegante e informal. 


Las flores son fundamentales para cada morada que quiera tener un estilo romántico y rustico, es decir, Shabby Chic! 
Los floreros pueden ser frascos rehusados, botellas, jarras, pequeños vasos...
Vean la genialidad de usar botellas de vino vacías dejando hasta la etiqueta como floreros!





El invernadero creado como sala de estar es bellísimo, original, y acogedor. En lugares donde la temperatura lo permití estos singulares sitios pueden ser modificados a placer y crear ángulos únicos en nuestros hogares. La luminosidad del lugar recrea un ambiente limpido, suave y acogedor, todo jugado sobre los tonos del blanco y del ocre que se casan con la luz del sol.




Al externo las cabañas presentan ese estilo rústicos de casita de la pradera. Con un gran gusto en los acabados y en los detalles 



En el jardín encontramos este saloncito de externo creado con materiales naturales, y enriquecidos con cojines de rosa pastel.  


Esta otra cabaña fue construida con material similar al zinc, donde el oxido y envejecido de la estructura contrasta de forma casi surreal con las puertas-ventanas, y las ventanas de marcos blancos y elegante que se combinan a las mesitas de hierro forjado blancas





Bibliografia
http://theprairiebyrachelashwell.com/index.html
https://www.rachelashwellshabbychiccouture.com/blog/
https://www.rachelashwellshabbychiccouture.com/